Escroto y pene de adolescente terminan al revés por accidente en bici

Es tan doloroso como se escucha y no se lo deseamos ni a nuestros peores enemigos (ustedes saben quiénes son).
Foto: Erika Wittlieb / Código Espageti

Si crees que lo has visto todo en cuestión de casos médicos, permítenos sorprendente con este accidente que trasciende el “ouch”. Un niño de 14 años se “desguazó” el pene e invirtió su escroto al revés al sufrir un accidente en bicicleta. Las lesiones del adolescente eran tan graves que los médicos pudieron ver su cuerpo cavernoso (parte del tejido eréctil esponjoso del pene) y la túnica vaginalis (la membrana que recubre el testículo).

Según el informe publicado en BMJ Case Reports, el adolescente estaba jugando en su bicicleta en la ciudad de Oxford, y mientras manejaba el manubrio con una sola mano, chocó con un auto estacionado, el manubrio se movió de tal forma que terminó empalandolo por la ingle.

La revista médica describe lo ocurrido en al penen como “desgloving” que es un tipo de lesión en el que la piel se desgarra por completo del tejido subyacente y se corta su suministro de sangre.

El chico fue atendido de emergencia en el Hospital John Radcliffe. Los médicos dijeron que la herida se extendía a lo largo de la ingle, el pubis y llegaba hasta el perineo, entre el ano y los genitales. Afortunadamente lograron cerrar la herida sin algún daño neurovascular significativo.

Sorprendentemente, el adolescente fue dado de alta del hospital al día siguiente con un tratamiento con antibióticos . Durante una cita de seguimiento de 4 semanas, informó tener una sensación normal en el área y no experimentó problemas para orinar. No está claro si la lesión afectará su función sexual.

Los médicos creen que este es el primer caso conocido y registrado causado por un manubrio de bicicleta en la historia. Lo más común es que lesiones de este tipo ocurran por prácticas sexuales, accidentes laborales y ataque de perros.

***

 

ANUNCIO