Califica de “demasiado optimista” el plan por conquistar Marte en el 2030.

Una auditoria interna dirigida por Paul K. Martin, inspector general de la NASA, señala que la agencia norteamericana no está lista para hacer frente a un viaje a Marte, y es muy probable que no lo esté en el 2030, cuando se tiene programado lanzar la primer misión tripulada al planeta rojo.

De acuerdo con el informe de Martin, un viaje a Marte representaría para los astronautas “una enorme exposición a radiación y un peligro latente de desarrollar cáncer y otras enfermedades degenerativas, pérdida de densidad de los huesos y estiramiento de los músculos por la alteración de la gravedad, además de profundos cambios psicológicos motivados por un viaje tan largo y exigente”.

El documento también señala que la agencia “enfrenta a retos significativos” para lograr garantizar la seguridad de los astronautas, y menciona que fueron demasiado “optimistas” en señalar que lograrían tener todo listo para el 2030. Martin indica que, con los conocimientos que ahora se tienen, los astronautas sabrían que corren muchos riesgos al aceptar la misión -más que cualquier otro grupo de astronautas de la historia-, incluyendo periodos de reabastecimiento de víveres extremadamente largos.

También se menciona que los retos biotecnológicos y de ingeniería que se deben superar para realizar una misión de ida y vuelta son tremendos, y no están al alcance de la agencia en este momento.

El informe no es del todo pesimista, indica que aun existe suficiente tiempo para encontrar soluciones a los problemas actuales, pero concluye que el presupuesto de la NASA es limitado y no se prevé que aumente dentro de poco.

fuente The Washington Post

temas