Abraham Loeb, astrónomo de la Universidad de Harvard, sostiene que el asteroide Oumuamua es en realidad una nave alienígena.

Abraham Loeb, Nave Alienígena, Oumuamua, Asteroide

(NASA)

Abraham Loeb, conocido también como Avi Loeb es jefe del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard y profesor desde hace más de 30 años. Su nombre ha sonado estos días porque afirma que el asteroide Oumuamua es en realidad una nave alienígena. Esto, como es de esperarse, ha generado división en la comunidad científica.

La NASA tratará de sacar un asteroide de la órbita terrestre por primera vez en 2022

En una entrevista con el Washington Post, Loeb afirmó que: “una nave espacial o parte de ella puede estar volando más allá de la órbita de Júpiter, con lo que los primeros extraterrestres ya están aquí.”

Los estudios de este asteroide tan particular comenzaron en 2017 , cuando en Hawaii se detectó un objeto interestelar, rápido y brillante, al que bautizaron como Oumuamua, que en hawaiano significa “explorador”. Para los investigadores sólo podía tratarse de una estrella, sin embargo para Abraham Loeb y su colega Shmuel Bialy, se trata de una “vela luminosa flotando en el espacio interestelar, como un escombro de un equipo tecnológico avanzado”.

Abraham Loeb, Nave Alienígena, Oumuamua, Asteroide
(NASA)

Abraham Loeb, Nave Alienígena, Oumuamua, Asteroide

En una entrevista con ABC, Loeb indicó que es muy difícil que contactemos una civilización alienígena, pero es más probable encontrar sus restos. Y cree que Oumuamua son los restos de una civilización muerta:

“Nos imaginamos unas criaturas parecidas a nosotros, pero lo más probable es que los alienígenas sean totalmente diferentes. Y puede que no nos encontremos directamente con otras formas de vida, sino solo con sus artefactos. La vida, o al menos la vida terrícola, no está hecha para los viajes interestelares. La radiación cósmica será un problema enorme incluso en un trayecto tan corto como ir a Marte. Mi apuesta es que no encontraremos una civilización intacta, sino sus restos nada más. Llámelo como quiera. Sospecho que las civilizaciones son muy efímeras. En otras palabras: que no son muy cuidadosas con su planeta, y al final acaban destruyéndose a sí mismas, ya sea mediante guerras nucleares, por los efectos de sus acciones sobre el clima o por la destrucción de su entorno.”

Loeb y su colega publicaron un artículo en Astrophysical Journal en el que aseguraban que Oumuamua “es una vela luminosa, flotando en el espacio interestelar como un escombro de un equipo tecnológico avanzado”. Loeb llegó a esta conclusión ya que se mueve demasiado rápido para ser una roca inerte y porque se aleja del sol como si algo la estuviera empujando desde atrás.

Como es de esperarse, las reacciones hacia su hipótesis no han sido del todo bien recibidas. No obstante, a Loeb eso lo tiene sin cuidado.

“Mucha gente esperaba que una vez que hubiera toda esta publicidad, me echaría atrás. Si alguien me muestra pruebas de lo contrario, inmediatamente retrocederé […] Lo peor que me puede pasar es que me liberen de mis tareas administrativas, y eso me daría aún más tiempo para concentrarme en la ciencia.”

Por lo pronto, la controversia está servida.

fuente Washington Post

temas