El turista estadounidense fue ilegalmente a esta isla a la que la India prohíbe entrar.

Una de las pocas fotos existentes de la tribu (Christian Caron – Creative Commons A-NC-SA)

En el archipiélago de las islas Andamán que se encuentra en el océano Índico existe una pequeña isla de apenas 8 km de ancho llamadas Sentinel del Norte, que es administrada por el gobierno de India. Aquí viven tres grupos de aborígenes cuya población no rebasa las 100 personas. Son una de las etnias indígenas andamanesas y durante los últimos 60 mil años han vivido prácticamente sin contacto con otros pueblos.

Desde 1997 el gobierno indio prohibió el acceso de civiles a la isla, dado que el turismo y los “safaris humanos” condenaron a la extinción a tribus cercanas a islas cercanas a Sentinel del Norte, como los Jawara. Los sentineleses son una de las últimas tribus preneolíticas que quedan en el mundo.

Queremos hacer hincapié en este hecho, porque se ha dado a conocer la noticia que un turista estadounidense fue asesinado por tiros de flecha por los sentineleses. ¿Cómo pasó y qué estaba haciendo allí si la entrada a la isla está prohibida? De acuerdo a información dada a conocer por AFP y Reuters, el turista viajó a esta zona para predicar entre los sentineleses y convertirlos al cristianismo.

Sentineles
Este miembro de la tribu fue fotografiado disparando flechas a un helicóptero que fue enviado para controlar a la tribu tras el tsunami de 2004. Los centinelas han dejado en claro que los forasteros no son bienvenidos y desean quedarse solos. ( Indian Coastguard / Survival)

Sentineles

El predicador, identificado como John Allen Chau, fue llevado de manera ilegal por pescadores a un punto cercano a las playas de Sentinel del Norte, y luego viajó en canoa hasta la arena. En la playa fue donde presuntamente los aborígenes lo vieron y mataron a flechazos.

John Allen Chau
John Allen Chau (John Allen Chau)

John Allen Chau

Una fuente de la policía dijo que el predicador había visitado en otras ocasiones las islas de Andaman y Nicoba y que su intención era visitar a los habitantes de Sentinel del Norte y rezar allí con ellos, para eso había sondeado la zona cinco veces antes de aventurarse hacia la playa.

“Trató de llegar a la isla Sentinel el 14 de noviembre, pero no pudo llegar. Dos días después, estuvo bien preparado. Dejó el lúgubre camino y se llevó una canoa solo a la isla – dijo una fuente a la agencia de noticias AFP- Fue atacado por flechas pero continuó caminando. Los pescadores vieron a las tribus atarse una cuerda alrededor de su cuello y arrastrar su cuerpo. Estaban asustados y huyeron, pero regresaron a la mañana siguiente para encontrar su cuerpo en la orilla del mar”, dijo la fuente.

No es la primera vez que los aborígenes matan a alguien que entra en su territorio. Desde la prohibición del 97 varios pescadores han sucumbido al embate de las flechas. En 2006, dos pescadores cuyo barco naufragó junto a la isla fueron asesinados y sus cuerpos nunca fueron recuperados.

El gobierno indú es permisivo con la población y trata a la isla como si estuviera en una cuarentena porque el contacto con el exterior amenaza seriamente su existencia, dado que no han desarrollado defensas naturales ante muchas enfermedades que existen en el mundo occidental. Una gripe común para nosotros podría erradicarlos para siempre.

“Las tribus no contactadas deben tener sus tierras adecuadamente protegidas. Son las personas más vulnerables del planeta. Poblaciones enteras están siendo eliminadas por la violencia de forasteros que roban sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión que tienen. sin resistencia”, dijo en un comunicado la asociación Survival International, en el que lamentó la muerte del turista estadounidense.

Hasta el momento la familia de Chau no ha hecho comentarios al respecto.

temas