Esto no significa que los anfitriones de Airbnb o HomeAway tengan que darse de alta en el SAT.

De acuerdo a las estadísticas de Airbnb, durante 2016 los usuarios de la app obtuvieron ganancias de alrededor de 4 mil pesos mensuales, siendo los de la Ciudad de México los que más turistas recibieron: 171,371 de un total de 974 mil visitantes que llegaron al país.

Las autoridades de la CDMX ya se enteraron de este asunto y harán valer el artículo 162 del Código Fiscal capitalinoel cual señala que “de intervenir una persona física o moral en su carácter de intermediario, promotor o facilitador en el cobro de las contraprestaciones, y en caso que se cubra a través de ella lo correspondiente a dicho gravamen, ésta deberá ser quien entere el gravamen al fisco”.

En resumen, el gobierno capitalino cobrará impuesto sobre Hospedaje a los que ofrezcan servicios de “alojamiento o albergue móvil temporal” a través de aplicaciones como Airbnb y HomeAway. En específico 3% sobre el monto pagado por el cliente.

Pero ojo, esto no implica que todos los que rentan su departamento o casa tendrán que darse de alta en el SAT, ni que tendrán que pagar directamente al fisco impuestos. El intermediario (la plataforma) tendrá que hacerlo por él y si no recibe su pago por parte del anfitrión, entonces el usuario tendrá que registrarse y pagar los impuestos correspondientes.

A los usuarios que renten se les incluirá el impuesto sobre hospedaje en las tarifas que pagan. Este gravamen incluye a los lugares para acampar y casas rodantes.

Con este cobro, el gobierno pretende legitimar la actividad de estos servicios, además de nivelar la competencia con los servicios hoteleros, quienes tienen que pagar muchos más impuestos y otros gastos que las aplicaciones.

vía El Financiero

temas