La app afirma que sus políticas de confidencialidad les impiden proporcionar los datos.

Daniela Hernández Reyes, una joven chofer de Uber de la Ciudad de México, denunció que el fin de semana fue agredida mientras prestaba servicios de transporte a bordo de su auto.

De acuerdo con su relato, transportaba a una pareja visiblemente alcoholizada, quienes decidieron seguir tomando en su auto a pesar de que ella les había indicado que no podían hacerlo. Al darse cuenta de que no pararían de beber, decidió frenar y pedirles que descendieran del vehículo. Molestos, la pareja comenzó a arrojarle latas de cerveza en la cabeza y a manchar los interiores del vehículo con cerveza.

La conductora se presentó a poner una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. Pero, al ponerse en contacto con la aplicación, Uber se negó a proporcionar los datos de los agresores, por contravenir a sus cláusulas de confidencialidad. En el ministerio público abrieron un expediente contra quien resulte responsable, pero para seguir el trámite Daniela necesita el nombre de los implicados.

Al darse cuenta de que Uber no parecía estar dispuesta a apoyarla, Daniela comenzó una campaña en redes sociales para conseguir que le proporcionaran el nombre de uno de los agresores, logrando que sus mensajes se volvieran virales.

Aparentemente Uber México ya se puso en contacto con Daniela, pero una queja constante de los conductores del servicio es que no existe un apoyo expedito por parte de la app cuando tienen un percance.

fuente Danniehreyes (Twitter)

temas