Foto: iMore

La compañía reconoce que algunos tatuajes pueden ocasionar problemas con el sistema de su reloj.

Hace unos días varios usuarios reportaron problemas con el sensor de ritmo cardiaco del Apple Watch, el cual supuestamente no funcionaba correctamente si se tenía algún tatuaje en la muñeca. Luego de la polémica, ayer Apple finalmente dio a conocer su postura oficial al respecto.

En una actualización a su página de soporte, la compañía reconoce que los tatuajes pueden afectar la lectura del sensor de frecuencia cardiaca, que se encuentra en la parte posterior del reloj:

“Cambios permanentes o temporales en la piel, tales como algunos tatuajes, pueden afectar el rendimiento del sensor de frecuencia cardiaca. La tinta, el patrón, y la saturación de algunos tatuajes pueden bloquear la luz del sensor, por lo que es difícil obtener lecturas confiables.”

Sin embargo, es importante aclarar que no todos los tatuajes interfieren con el registro del pulso, pues depende del color y la saturación de la tinta en la piel. De cualquier manera, Apple señala que en caso de experimentar algún problema, también es posible utilizar una banda pectoral que se conecte con el smartwatch a través de Bluetooth:

“Si no logras obtener una lectura consistente debido a alguno de estos factores, puedes conectar el Apple Watch de forma inalámbrica a sensores de ritmo cardíaco externos, como banda Bluetooth para el pecho.”

En cuanto al asunto de que el Apple Watch se bloquea al no recibir lectura del sensor cardiaco, la única solución que existe es desactivar esa función. Lo único malo es que al hacerlo también se elimina la posibilidad de hacer pagos con Apple Pay desde el dispositivo. Así que si tienen tatuajes en las muñecas, tal vez quieran probar el reloj de Apple antes de comprarlo.

vía iMore

fuente Apple

temas