Y el iPhone es el principal culpable.

Apple acaba de presentar los resultados financieros de su segundo trimestre fiscal del año y, como se esperaba, las cosas no pintan muy bien. Y es que por primera vez desde el 2003, la compañía registra una baja en ventas, algo que en buena parte se debe a la caída del iPhone.

Según el reporte, en los últimos tres meses Apple tuvo ingresos por 50,500 millones de dólares, un 13% menos en relación con el mismo periodo del año anterior. Mientras que los ganancias se quedaron en los 10,500 millones de dólares, lo que representa un 22% menos si se compara con el 2015.

En cuanto a las ventas, el iPhone vendió 51.19 millones de unidades en este cuarto del año, una baja respecto los 61.17 millones que se colocaron el año anterior. La razón de este bache apunta a una desaceleración global, pero principalmente en China, donde parece que la crisis ha terminado por afectar también las ventas del teléfono de la manzana.

Las cosas no pintan mejor para el iPad, que continúa en picada y no se ve cómo pueda levantar, pues esta vez la tableta registró 10.3 millones de unidades vendidas en comparación con los 12.3 millones del trimestre del año pasado. Lo más preocupante es que que se trata del octavo periodo consecutivo en que las cifras van a la baja.

Por otro lado, en este segundo cuarto se vendieron 4 millones de equipos Mac, un 12% por abajo del mismo periodo en 2015. Eso sí, Apple destaca que los ingresos por servicios se han incrementado en un 20% y, de hecho, ya representa más dinero que el de que embolsan por las Mac.

Ante este panorama, el mismo Tim Cook señaló que se trata de “una pausa en el crecimiento” y los “fuertes vientos macroeconómicos en contra”. En otras palabras, la crisis también le ha pegado a Apple y ni su producto estrella ha podido frenarlo.

fuente Apple

temas