El Director General del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico desmintió que el servicio esté reparado, como afirmó el gobernador de Oaxaca.

Después de que Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, anunció que los sensores sísmicos en Oaxaca no servían por problemas de mantenimiento de los sensores derivados de un supuesto adeudo de 24 millones de pesos del gobierno de Oaxaca, el gobernador de esa entidad, Alejandro Murat, se apresuró a anunciar que ya se había arreglado el problema, y que no se debía nada. Por la tarde de ayer, Murat comenzó a aparecer en diferentes medios, anunciando que las alertas sísmicas de Oaxaca funcionaban sin problemas. Poco después, el jefe de gobierno capitalino respaldó las palabras de Murat.

Sin embargo, Juan Manuel Espinosa, Director General y fundador del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES),  reveló que el gobierno federal sólo les entregó 3 millones de pesos (tomados del Fondo para Desastres Naturales) el día de ayer, insuficientes para reparar los problemas del Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca.

“Podemos ahorita reparar eso  [la torre del Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca, ubicada en San Antonio Cuajimoloyas], pero es un ´mejoral´ para un problema de otro tamaño. Sí se requiere del servicio, tan se requiere que el incidente hoy nos deja ver que pudo ser menor si tuviéramos todo funcionando”, indicó Espinosa.

El director del CIRES volvió a señalar que Oaxaca no dio mantenimiento a las alarmas sísmicas durante los seis años que gobernó Gabino Cué, y adeuda 24 millones de pesos, dinero que estaba destinado para mantener en buen funcionamiento el sistema de alarmas. por la falta de mantenimiento 14 sensores sísmicos de Oaxaca no funcionan, y por tanto, si se registra un movimiento telúrico con epicentro en las zonas que vigilan, no se reportaría a la Ciudad de México. También aclaró que la restauración de la torre dañada tardará un mes, desmintiendo a Murat, que afirmó que todo estaba solucionado.

“La restauración de las torres toma mucho tiempo. Entre tres y cuatro semanas, y eso es muy inquietante por el tiempo, pero si logramos verificar la condición de enlaces redundantes y los recuperamos pronto, podríamos tener en una semana la restitución de los llamados de esas estaciones que se perdieron”, dijo Espinosa.

Después de que se dio a conocer la información, Murat indicó que él ha pagado la cuota de servicio del CIRES desde que tomó posesión del cargo, y propuso que las entidades que se benefician del sistema paguen en proporción a su población:

“Que, de manera proporcional, las entidades paguen por este adeudo. Hoy pagamos de manera solidaria para atender a 11 estados, pero eso debe pagarlo la federación y que cada estado pague lo que le toque, según la cantidad de su población”, comentó Murat.

todo indica que, como suele ocurrir, problemas de índole político afectan la seguridad de la población.

fuente El Universal

temas