Esta imagen representa a un agujero negro supermasivo y el momento en que desgarró una estrella. Ilustración: NASA/CXC/UNH/D. Lin et al, Optical: CFHT

Su hambre es insaciable y los científicos nunca habían visto algo parecido.

Podría parecer una película de Ed Wood, pero no es así, no se trata de The Blob, conocido en mi tierra cristiana como La Mancha Voraz, pero casi. Un grupo de astrónomos estadounidense han presenciado un evento de disrupción de marea, un fenómeno que ocurre cuando la gravedad desgarra una estrella en un agujero negro. Lo más interesante es que el hoyo negro devoró a la estrella en apenas 10 años y, según los científicos, nunca se había presenciado algo así.

La nueva investigación publicada el 6 de febrero en Nature Astronomy detalla que antes de morir, algunos pedazos de las estrellas saltan a una gran velocidad hacia el espacio o bien se calientan antes de caer hacia el interior del agujero emitiendo un “grito” en forma de rayos X para luego desaparecer del espacio-tiempo. Fue así como los científicos lograron determinar el lapso en que el agujero negro se comió a la estrella. Y sí, suena a una película de terror.

El agujero negro cuyo atractivo nombre es XJ1500+0154 fue observado por primera vez utilizando la ESA XMM-Newton el 23 de Julio de 2005. Desde aquella ocasión el grupo de científicos ha utilizado diversos instrumentos para analizarlos el incluyendo el Chandra X-ray Observatory de la NASA.

El XJ1500+0154 se encuentra en una pequeña galaxia aproximadamente a 1.8 mil millones de años luz de nuestro planeta. El agujero negro alcanzó su punto más brillante en 2008, en ese momento, era 100 veces más brillante que cuando fue observado la primera vez. Y precisamente esto es lo interesante, que el agujero superó constantemente el límite de Eddington (la máxima luminosidad que puede pasar a través de una capa de gas en equilibrio hidrostático, suponiendo simetría esférica). En este caso, el límite fue superado gracias a la fuerza hacia el exterior de la radiación y la fuerza centrípeta de la gravedad del agujero negro.

En resumen, esto significa que los agujeros negros pueden comer grandes cantidades de masa a una gran velocidad y crecer rápidamente gracias a la disrupción de marea. 

vía Gizmodo

fuente Nature Astronomy

temas