Los cambios bruscos de temperatura son un problema que puede afectar la salud de muchos, pero un grupo de jóvenes el MIT está trabajando en una dispositivo que puede poner fin a esta situación.

Se trata Wristify, una pulsera que utiliza un módulo termoeléctrico para enviar variaciones muy rápidas e imperceptibles de calor o frío a un ritmo de 0.4 °C por segundo en la muñeca del usuario. ¿Por qué en la muñeca? porque es una parte del cuerpo con una gran afluencia de sangre, así que es muy fácil engañar al cerebro para modificar su percepción térmica.

Para saber en qué momento esta pulsera debe regular la temperatura, ásta monitorea constantemente la temperatura ambiente y la del usuario para mantenerlo en una zona de confort.

Wristify-02

Este prototipo es completamente funcional y fue el gran ganador del premio MADMEC de ciencia y diseño de materiales del MIT, junto con una suma de 10 mil dólares para seguir desarrollándolo y tal vez hacerlo un poco más estético antes de venderlo.

Sus creadores señalan que el propósito de esta pulsera es ayudar a ahorrar electricidad en sistemas de calefacción y aire acondicionado que representan el 16.5% del consumo en Estados Unidos. Mientras llega, habrá que seguir cargando con un suéter a todos lados.

vía Mashable

fuente Wristify