La investigación se contrapone a la idea de que nuestro satélite natural se creó a partir de una gran colisión.

Lo que un día es, mañana deja de serlo y cuando se trata de la carrera científica, si algo aprendimos de la posmodernidad, es que no existen verdades absolutas. Si el año pasado pensábamos que la Luna se había creado a partir de un choque de la Tierra con el planeta Tea, hoy, un nuevo estudio del Weizmann Institute sugiere que el satélite se formó a partir de un choque con cuerpos más pequeños.

De acuerdo con diversas muestras de materia lunar, los investigadores del instituto llegaron a la conclusión de que el material es muy parecido al de la Tierra y no han encontrado rastros de otro planeta. Además, los científicos aseguran que es más probable que la formación ocurriera a partir de un choque de pequeños asteroides que con un planeta de grandes proporciones, creando pequeñas lunas que al final terminarían por unirse para crear nuestro satélite tal como lo conocemos hoy.

La investigación señala que la formación de la Luna pudo haber ocurrido a partir de un choque de pequeños asteroides y no de la colisión con un gran planeta.

La teoría encuentra fundamento en la masa y la velocidad, ya que para crear un cuerpo como como el satélite natural, Tea tuvo que ser de un tamaño específico y chocar con la Tierra a una velocidad y un ángulo ideales para formar la Luna, lo cual, según el estudio, es sumamente improbable. Al parecer, el espacio siempre será nuestra frontera final.

vía Popular Mechanics

fuente Weizmann Institute

temas